He rechazado un encargo

Pues sí he rechazado un encargo, sí, en los tiempos que corren, cuando hay casi que regalar el trabajo, cuando cualquier cosa que entre en el estudio es bienvenido como agua de mayo. Y no ha sido porque no tenga competencias para realizar dicho encargo,  que las tengo, simplemente es que no tengo la capacidad necesaria para realizarlo bien, simplemente eso. Algún lector podrá estar pesando: éste es tonto, hay que aceptar lo que sea y luego ya se verá cómo lo solucionamos. Cuando hacemos esto, nos arriesgamos a dos cosas. Una es que al final seamos capaces de sacarlo … Sigue leyendo