La eficiencia energética y empezar la casa por el tejado

Hace unos meses que llevo queriendo escribir esto pero no ha podido ser, así que con un poco de retraso ahí va (así no desentonará en esto de ir retrasado…) En esos días, la noticia en webs, blogs y mentideros relacionados con la arquitectura y/o la construcción era que en la página del CTE ya estaba disponible la Herramienta unificada LIDER-CALENER, herramienta que incluye la unificación de LIDER y CALENER, así como la adaptación de estas aplicaciones a los cambios introducidos por el DB-HE del año 2013.

lider calener

Para mí esa no es la noticia, la noticia es la publicación, en esa misma página, de la Nota informativa sobre herramientas informáticas para la verificación de las exigencias del DB-HE. ¿Y por qué digo que esto es noticia?

Porque con ella se vuelve a demostrar que en materia de eficiencia energética empezamos la casa por el tejado, me explico:

Esta nota nos recuerda que el pasado 13 de septiembre de 2013 entró en vigor el Documento Básico DB-HE “Ahorro de energía” y que sería de obligado cumplimiento desde el 13 de marzo de 2014. Pero… ¿cuál es el problema? Pues que hasta ese momento teníamos herramientas oficiales como CALENER VYP y CALENER GT (programas concebidos para la calificación y certificación de edificios de nueva construcción y que permiten el cálculo del consumo energético de los edificios) y CE3 y CE3X (para la certificación energética de edificios existentes) pero, y copio textualmente de la nota:

“El nuevo DB-HE del año 2013 introduce una serie de modificaciones sobre las exigencias del documento de 2006 y en particular establece, para edificios de nueva construcción y ampliaciones de los edificios existentes, unas nuevas exigencias relativas al consumo de energía primaria no renovable y exigencias explícitas en la demanda energética, indicadores que también están contemplados en la normativa para la certificación energética de edificios.”

Así que, los programas anteriormente nombrados quedan automáticamente desfasados y, por tanto, nos quedamos sin herramientas para afrontar la nueva situación que se nos plantea.

Por lo cual, y con muy buen criterio, la Dirección General de Arquitectura, Vivienda y Suelo ha considerado conveniente poner a disposición de los proyectistas una  nueva herramienta informática para estos menesteres, que es la Herramienta unificada LIDER-CALENER. Y para poner a punto esa herramienta, evidentemente, se ha necesitado un tiempo. Dicho tiempo coincide con el periodo transitorio para el obligado cumplimiento del DB. Por ello, a su entrada en vigor los proyectistas no están familiarizados con la nueva herramienta. ¡Empezamos bien!

Así que…

“A la vista de lo expuesto, y para facilitar la adaptación de los profesionales a la nueva herramienta, y en el ámbito exclusivamente de la verificación de las exigencias del DB-HE, se ha considerado oportuno habilitar un periodo máximo de coexistencia de nueve meses para el uso de las herramientas informáticas oficiales LIDER y CALENER que se extiende desde el día 13 de marzo de 2014 y que se extinguirá tras agotar este plazo máximo o antes si la finalización del proceso de modificación del ámbito normativo de la certificación energética lo permite. Lo anterior no ha de entenderse en ningún caso como una ampliación de plazo para la ampliación de las exigencias reglamentarias, sino como una coexistencia de las herramientas informáticas oficiales de cálculo.”

Y digo yo, ¿no pueden esperar a que estén las herramientas listas para publicar las normas y que no andemos con “periodos de coexistencia” de varias herramientas que lo único que hacen es llevarnos a confusiones perfectamente evitables?

Por cierto, ya existe una actualización de LIDER-CALENER:

http://www.codigotecnico.org/web/recursos/aplicaciones/contenido/texto_0004.html

Comparte en las redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : permalink.

Comentarios

Una reacción a La eficiencia energética y empezar la casa por el tejado

  1. Pingback:¿Por qué dije “se vuelve”? - Sabemos Construir