Montoro, por favor

Os voy a contar una historia tan real como la vida misma. Aunque últimamente he publicado poco por estar liado con otras cosas y a pesar de tener otros posts a medias, después de ver unas declaraciones del Ministro Montoro en las que se reía cuando admitía que “últimamente las Administraciones Públicas no pagan a los proveedores”, no me he podido resistir y necesito contar esto. Allá voy.

Érase una vez un trabajador estaba con una cosa que antes había en España y que se llamaba contrato indefinido, en una empresa familiar cualquiera que se dedicaba a hacer obras para la Administración Pública. Esta empresa, en los últimos años, apostó por trabajar siempre con la Administración y, además, siempre con la misma empresa pública. La teoría de la Dirección de la empresa era “tenemos la garantía de que la Administración siempre paga”. Aunque informes del Departamento de Administración y Finanzas avisaban del riesgo que se corría al depender de un solo contratista, pues si este fallaba también fallarían todos los ingresos de la empresa, estos informes eran ignorados porque estaba dicha garantía.

Aunque, desde mi punto de vista (puede que yo esté equivocado y no sea así), la Dirección de la empresa cometía bastante errores, como el que comento o aun peores, era capaz de ir tirando hacia adelante año tras año.

Pero llegó un día en que la Administración dejó de pagar sus facturas y pasó otro día y otro y un mes y otro…

Durante los primeros días, incluso meses, no pasaba nada, las obras seguían su curso y los trabajadores cobraban su sueldo mensualmente, pero trascurrieron unos meses y esto cambió, se paralizaron las obras y ya no se cobraba mensualmente. Siguiente paso, reducción de jornada y, por tanto, de sueldo (esta reducción de sueldo era para cuando se cobrara, que podía ser a los tres meses, por ejemplo). Aquí empezaron los dramas personales para algunos trabajadores de la empresa (gracias a Dios, lo digo como expresión y no por creencia, el trabajador con el que comienzo la historia tuvo la suerte de no vivir personalmente los dramas que cuento a continuación, pero sí de verlos en algunos compañeros). Había trabajadores que tenían sueldos tan bajos que lo único que podían era vivir al día, puesto que su sueldo sólo les daba para los gastos básicos del día a día, pagar un alquiler para vivir, la comida, el colegio de los niños y poco más. Al llegar la reducción de sueldo, algunos tuvieron que poner en venta el coche, no pagar la hipoteca o suplicar ser despedidos porque perdían dinero por ir a trabajar.

Hago un paréntesis en la historia para preguntarme por qué los sindicatos defienden las reducciones de sueldo de los trabajadores antes de ser despedidos y condenarlos así a tener que poner dinero de su bolsillo para poder trabajar, en vez de intentar conseguir que la gente tenga un trabajo con un sueldo digno y no que sean esclavos trabajando gratis. Probablemente, los señores que defienden esa teoría cobrarán un buen sueldo y por eso creen que es posible reducirlo un poco. De hecho, les da vergüenza que sepamos lo que cobran y no nos lo quieren decir, se niegan a publicarlo en la futura Ley de transparencia, si cobraran 1000€ verás cómo no tendrían problema en decirlo. Cierro paréntesis.

¿Y qué pasó después de la reducción de sueldos? Que llegaron los inevitables despidos. El trabajador sabía y comprendió que su despido era lógico y necesario pero, tanto él como sus compañeros, se quedaron en la calle con una mísera indemnización por despido, gracias ala alegación de pérdidas por parte de la empresa y después de pasar un largo periodo cobrando una miseria de cuando en cuando.

Esta historia ha podido producirse así gracias a que la Administración no paga, cosa que a Montoro le produce risa. Y yo le digo (aunque sé que nunca va a leer esto):

Montoro, por favor, se lo pido por favor, no se ría de las desgracias de los demás, sólo le pido eso, creo que no es mucho.

Y ese trabajador sigue intentando ser feliz y comer perdices aunque Montoro se ría del origen de sus desgracias. FIN.

Comparte en las redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Etiquetado , .Enlace para bookmark : permalink.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.