Es mejor que nos pasemos haciendo juntas de retracción

Empecemos definiendo qué es la retracción:

“La retracción es la disminución del volumen del hormigón durante el proceso de fraguado del mismo, y se produce por la pérdida de agua (debida a evaporación). Dicha pérdida de volumen genera tensiones internas de tracción que dan lugar a las fisuras de retracción. Dependiendo de la cantidad de finos, de la cantidad de cemento, del tipo de cemento, de la dosificación agua-cemento, del espesor de la solera, y de la temperatura ambiental, la retracción puede ser mayor o menor, dando lugar a fisuras e incluso grietas.”

Como una parte del agua del hormigón se va a evaporar, queramos o no, la retracción se va a producir y para evitarlo haremos las juntas de retracción.

Imagen de http://arquitecturadc.es

En realidad no lo vamos a evitar, tan sólo lo vamos a disimular ya que hemos dicho anteriormente que no podemos evitar que algo de agua se evapore y lo disimularemos realizando una junta por el lugar que creemos que aparecerá la fisura por retracción. De esta forma guiaremos a la fisura para que se produzca por donde nosotros hemos realizado la junta y no a su libre albedrío. La solución es realizar una junta cada 5 metros.

Después de lo expuesto anteriormente, vamos a abordar el tema que da título a este post, es mejor que nos pasemos con las juntas de retracción. ¿Y por qué digo esto? Lo digo porque hay veces que realizamos, por ejemplo, una solera de hormigón para un camino y alguien tiene la maravillosa idea de que si se hace un corte en el hormigón cada 5 metros, el camino va a quedar muy feo y si no tiene cortes estará mucho más bonito; pues estaría más bonito si no existiera la retracción porque con no hacer los cortes lo único que habrá conseguido es que el hormigón se fisure cada 5 metros aproximadamente, eso sí, no con un corte limpio y recto, será una fisura muy irregular y antiestética. Otro ejemplo es cuando realizamos una solera con muchas esquinas y rincones, raros recovecos, etc., tendemos a ahorrar en juntas de retracción porque nos parece que va a parecer que hay demasiadas; pues bien, en un principio quedará más bonito sin tanta junta pero, cuando se fisure el hormigón por el sitio donde nos parecía que iba a quedar mal la junta, ya no será tan bonito.

Por eso digo que es mejor pasarse con las juntas de retracción aunque digan que está muy feo el hormigón, a que nos digan que está muy feo porque hemos dejado que salgan grietas.

Comparte en las redes:Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn
Etiquetado , , .Enlace para bookmark : permalink.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *